Acción Directa, Rescate Abierto

Rescate abierto de un cerdito en la República Checa.

Hace unos días estuvimos aquí, vimos a un capullo gritando a las cerdas y le vimos arrojando lechones en el maletero del coche de un amigo suyo. Vimos cerdas esperando su primer nacimiento y cerdas en jaulas con lechones corriendo. Vimos un cerdito muerto siendo mordisqueado por otros y luego nos dimos cuenta que no estaba muerto ya que levantó la cabeza y los miró.

Hoy estamos de nuevo aquí, la noche es fría. Hay una línea de edificios frente a nosotres. Entramos en uno de ellos. Jaulas viejas oxidadas y madres agitadas a quienes los humanos las convierten en máquinas de producir carne.

El aire es denso y asqueroso.

Me agacho a por uno de esos cerditos, se lo cojo a su madre y le digo a ella que le llevaremos a un lugar seguro.

Nos vamos.

Apoya a aquelles que se cubren la cara.

El rescate directo de animales no humanos cambia el presente de sus vidas en vez de soñar con un posible mejor futuro. No se trata de abstracciones, sino de vidas específicas. Salvar vidas es más importante que la propiedad, la ley, la voluntad mayoritaria o unas elecciones “democráticas”. Nuestros rescates abiertos no están en contradicción ni en contra de los rescates anónimos, sino que se complementan.

Porque a los animales no les importa si llevas o no una máscara.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

traducido de Michal Kolesár

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s